Presentación

FRAGMENTA es una editorial independiente que publica libros clásicos y de ensayo en el ámbito de las religiones, siempre desde una perspectiva rigurosamente aconfesional. Publicamos «libros no religiosos sobre religiones», es decir, libros que pueden ser leídos por todo el mundo, que no pretenden alimentar ninguna experiencia creyente, sino convertirse en instrumentos para indagadoras que se mueven en un mundo de incertidumbres. En la dimensión religiosa del ser humano, lo importante ya no son los dogmas (creyentes o ateos) sino los interrogantes, la búsqueda, la indagación, la apertura, los tanteos y los descubrimientos, todo ello en la nave común de la condición humana. Y en ese proceso de indagación constante, la lectura puede ser sin duda el mejor aliado.

Queremos ser plurales sin ser relativistas; queremos acoger la diversidad religiosa sin caer en el sincretismo; queremos combatir los sectarismos sin construir nuevos dogmatismos.

Aspiramos a superar la dicotomía rigor/divulgación con ediciones que satisfagan al mismo tiempo a la comunidad científica y al público general, cada día más exigente.

Presentacio1

FRAGMENTA nació el 8 de mayo del 2007 de la mano de Ignasi Moreta e Inês Castel-Branco. Con una experiencia de casi cuatro años en la edición en catalán, se ha convertido en un auténtico referente en el campo de las pequeñas editoriales independientes.

Con la colección Fragmentos, Fragmenta se dirige al lector hispanohablante con la misma exigencia en la elección de los textos y en el cuidado de las ediciones.

Presentació sota

Fragmenta es una forma plural del latín fragmentum, ‘fragmento'.

fragmento 1. m. Parte o porción pequeña de algunas cosas quebradas o partidas. 2. m. Trozo o resto de una obra escultórica o arquitectónica. 3. m. Trozo de una obra literaria o musical. 4. m. Parte conservada de un libro o escrito.

Consideramos que ninguna religión puede tener la pretensión de creer que agota en sí misma toda la Realidad, que lo explica todo excluyendo a las otras. Es posible entender las religiones como fragmentos, como intuiciones siempre incompletas e imperfectas de una realidad más grande.

También los libros podemos entenderlos como fragmentos: intentos más o menos exitosos, más o menos frustrados, de comprender una realidad que nos supera. Nuestras sociedades ya no admiten la cultura del libro único: ningún libro puede tener la pretensión de ser el libro, y la tarea de editores y lectores es colligere fragmenta —recoger los fragmentos dispersos de una unidad futura siempre anhelada.

Presentacio3